“Es imposible que el delincuente actúe, y sobre todo con la intensidad que requiere cometer un crimen, sin dejar rastro de su presencia”

Edmond Locard. La investigación criminal y el método científico, 1920.

¿Qué ocurre cuando la policía encuentra una segunda o tercera víctima en diferentes escenas del crimen, al tratarse de asesinatos seriales o de crímenes especialmente violentos que parecen seguir patrones de conducta repetidos? ¿Qué método de investigación se utiliza para encontrar a ese asesino desconocido y reincidente que vuelve a matar de nuevo y que sabemos que se trata del mismo sujeto, debido a su modus operandi y firma? Observando y analizando la escena del crimen la pregunta clave es ¿Qué tipo de persona ha cometido este delito?

1.- INTRODUCCIÓN

Todos los psicópatas realmente juegan con una gran ventaja. Al resto de los mortales nos ganan en algo. Por eso, casi siempre que deciden  cometer un crimen, lo consiguen...  Ellos no tienen miedo, son depredadores sociales[1]. Esa es su mejor arma y el motivo de que nos produzcan pavor y un gran desconcierto puesto que no entendemos el porqué matan con esa frialdad. Lo que los distingue del resto de nosotros es un agujero completamente vacío en la psique, en donde deberían estar las funciones de humanización más desarrolladas. Su ausencia total del sentimiento de temor, remordimiento y empatía  los convierten en máquinas de matar: planean, ejecutan y disfrutan rememorando su acto.  JAVIER ROSADO CALVO es uno de ellos.

¡Habemus serial mediático en Madrid! Me estoy refiriendo al conocido como 'pederasta de Ciudad Lineal', que actúa en la zona noreste de la capital desde hace varios meses (algo más de seis según fuentes policiales y un año según algunos medios de comunicación,...)

Resumen: La criminalidad femenina siempre ha sido objeto de olvido, ya hablemos dentro de un nivel teórico o dentro de la práctica de las investigaciones científicas del campo de las ciencias penales. Considerada poco esencial e intranscendente, sus cifras de incidencia carecen de relevancia, por lo que no ha constituido por el momento un problema social claro. Pero, en las últimas décadas, esta tasa de delincuencia femenina ha ido creciendo, y las mujeres se han visto involucradas en una gran variabilidad de delitos. Delitos, muchos de ellos, ligados tradicionalmente con el género masculin por la violencia implícita que conlleva su ejecución, como es el caso de los asesinatos en serie.

El objetivo de este artículo es adentrarnos un poco en la conducta criminal de estas mujeres. Mujeres que, como bien refleja Marisa Grinstein en sus libros Mujeres Asesinas, “buscan liberarse, o que buscan venganza, o que, en su dolor, no saben qué buscan. Mujeres asesinas que se convierten en eso cuando se les agotan las alternativas. Mujeres que matan, casi siempre, a aquellos que aman o amaron”.

Palabras clave: criminología, mujeres, envenenadoras, viudas negras, asesinas seriales

Se dice que cuando una mujer llega a ser criminal, es peor que ningún hombre. No es cierto, lo que ocurre es que influye la impresión que nos dan, y como es peor la que produce una mujer que un hombre delincuente-criminal, apreciamos el grado de maldad por el horror que inspira.

Por lo general, la mujer infringe menos las leyes, no tan gravemente como el hombre, y reincide con menos frecuencia una vez que recupera la libertad.

¿A qué características hay que atender a la hora de clasificar a un asesino múltiple? ¿Es fácil hacerlo? ¿Dónde pueden trazarse las líneas que diferencien entre las distintas tipologías? ¿Para qué nos sirve clasificar a un homicida múltiple? Éstas son algunas de las cuestiones que trataré de abordar en las siguientes líneas. Pero antes de entrar en materia quiero aclarar que lo que a continuación expongo es un punto de vista y un razonamiento personal, lógicamente influido por la lectura de manuales y libros relacionados con la materia, que me han hecho llegar a unas conclusiones que pueden estar más o menos acertadas en función del pensamiento crítico de cada profesional.

“Soy francotirador y os mataré a todos para quedarme con ella”

El sábado 20 de octubre de 2012 en la pedanía albaceteña de “El Salobral”,aproximadamente a las siete y veinte de la tarde, Juan Carlos Alfaro apretó el gatillo de su pistola repetidas veces, en concreto cuatro, poniendo fin a la vida de Almudena, una joven de 13 años con la que poco tiempo atrás le había unido una relación sentimental llena de trabas. Entonces, en ese preciso momento, Almudena se convertía en la víctima número 38 de la violencia de género en lo que va de año.

Con la colaboración de Luis Borrás Roca

Hace un poco más de un año, publiqué un artículo titulado “Asesino y Caníbal: ¿podría ser peor?”. En dicho artículo explicaba los tipos de canibalismo y mencionaba a algunos de los más conocidos caníbales como Sagawa, Fish o Meiwes. Todos ellos cuentan con el dudoso honor de encontrarse en la lista de caníbales más famosos de la historia del crimen.

Issei Sagawa

Albert Fish

Armin Meywes

 

 

 

 

 

El FBI incluye en su página web una lista con los criminales más buscados por los servicios norteamericanos. En ellos se proporciona información relevante sobre los fugitivos, sus posibles paraderos y los detalles que pudieran ayudar a capturarlos, además de la recompensa en caso de colaborar en la captura de los mismos. Por la especial relevancia que han tomado en los últimos años, hay un apartado específico dedicado a los cibercriminales. En este artículo presentamos los que actualmente se encuentran en la lista. 

Algunos autores rechazan la validez y utilidad del concepto de ‘psicópata’. Gunn (1998) resume la postura más común entre aquéllos, y una que nos interesa especialmente, ya que pone de relieve las implicaciones que esta categoría tiene para el tratamiento.

Page 1 of 2

Consigue "Emprender en criminología" gratis

Lo último en CyJ México

Busca entre más de 1000 artículos