Ley de Transparencia: la vida sigue igual para los criminólogos

Julio 10, 2012 5547
Valora este artículo
(0 votos)

Hace unos meses salía publicado el Anteproyecto de ley de Transparencia, Acceso a la Información Pública y Buen Gobierno, un pobrísimo compendio normativo que deja muy poco márgen para el verdadero acceso a la información. Y en la parte que nos afecta a los investigadores de las ramas relacionadas con el ámbito de la seguridad pública, ni siquiera se nos reconoce acceso alguno a la información que afecta a nuestro campo (ausentes en el artículo 2). 

Como ya comentara el Comité de Dirección de Transparencia Internacional España en NacionRed “la redacción final ha ido más allá de lo recomendable al considerar que no es información pública aquella que afecte a la seguridad nacional, la defensa, las relaciones exteriores, la seguridad pública o la prevención, investigación y sanción de los ilícitos penales, administrativos o disciplinarios”. Que por decirlo claro, la opacidad característica que ya se ha denunciado previamente seguirá siendo la directriz principal en los ámbitos que competen principalmente al Ministerio de Interior.
En su momento se exigía la necesidad de una ley de acceso a la información pública por parte de los firmantes del manifiesto contra la opacidad en la exposición de cifras sobre criminalidad. Ahora que vemos que el anteproyecto no contempla ni mucho menos la necesidad de que el ámbito de la seguridad pública se rija en dicha normativa, es cuando toca hacer ruido de nuevo y reactivar algo que, si no hacemos ahora, tendrá consecuencias enormemente negativas para la figura del criminólogo:
1. Imposibilidad de demostrar nuestro valor para la sociedad, al no tener datos suficientes para la realización de investigaciones que puedan derivar en un impacto positivo real sobre la delincuencia en España.
2. Incapacidad crítica sobre las políticas criminales realizadas por el gobierno. Al omitirse la mayor parte de información relevante, la única actitud crítica que se permite adoptar está puramente destinada más la propia opacidad que al conocimiento real del funcionamiento de los organismos encargados de velar por nuestra seguridad. Perdemos (perder es un decir, ya que nunca se nos ha permitido dicho control) capacidad de control sobre las políticas criminales que se llevan a cabo.
3. Pobre investigación criminológica sobre España. Las cifras publicadas sobre criminalidad en España son tan escasas que tan solo permiten hacer un análisis superficial de las causas de la delincuencia, obligando a hacer encajes de bolillos hipotetizando y rellenando huecos con múltiples posibles sin que realmente podamos manejar conclusiones consistentes. 

Por amor propio debemos mantener un discurso fuerte y activo entre el colectivo de criminólogos profesionales que reactive ese derecho a la información en materia de seguridad que tanta falta nos hace. Empezando por lo general, se debería exigir al gobierno la revisión del anteproyecto y la presentación de uno nuevo: a través de Avaaz podéis actuar de forma directa mediante la recogida de firmas, y que se acerca ya a las 90.000 peticiones. Desde el colectivo específico de criminólogos, no estaría de más realizar un nuevo manifiesto, con la vista puesta en la ley de transparencia, ya que lo que está en juego es la posibilidad de uso de la mejor herramienta para demostrar nuestra valía: los datos. Sin datos no hay análisis, sin análisis no hay soluciones que podamos aportar, sin soluciones que podamos aportar no somos nada para la sociedad. Sin esa presión del colectivo, lo único que nos quedará es continuar llorando las penas sobre nuestro ostracismo en las instituciones.    

Modificado por última vez en Viernes, 14 Septiembre 2012 13:48
Jose Servera

Analista de entornos laborales. Director del Grupo Criminología y Justicia.

Mi experiencia profesional: Desde la finalización de mis estudios universitarios en 2009, mi experiencia profesional se ha basado fundamentalmente en la creación de proyectos personales, algo que se gestó por necesidad pero que se ha convertido en una adicción. Así, el primer proyecto fue Criminología y Justicia, la primera revista digital con contenido criminológico-jurídico en español. Tras esa primera experiencia enriquecedora han surgido entonces diferentes proyectos todos ellos enfocados al ámbito de la difusión de contenidos criminológicos dando lugar desde entonces a Criminología y Justicia MéxicoCriminólogos.euJobooksCrimibooks y ahora Anomics. En 2013 la Sociedad Mexicana de Criminología Capítulo Nuevo León me invitó a participar por primera vez en un congreso en México. A partir de ahí, he impartido charlas como “Emprendimiento Criminológico",“¿Tengo futuro como criminólogo?" y “Problemas y oportunidades de la aceleración tecnológica en criminología". También ha participado en diferentes jornadas de criminología en España, todas ellas relacionadas con la inserción laboral del criminólogo. Compagino además la creación y gestión de proyectos trabajando como tutor de grado de criminología en la Universitat Oberta de Catalunya. La primavera de 2014 publiqué mi primera obra, “Emprender en criminología", que llegó a situarse en el top 100 de ventas de Amazon y que puedes descargar gratuitamente en antitrabajo.com.

antitrabajo.com